Unión ante una enfermedad

Por MarÍa Teresa Romero Fernández

Unión ante una enfermedad

Hola me llamo Tere, soy participante del programa Edyta en León y quería contarles, mi vivencia ante una enfermedad, y decirles que ante estas situaciones no hay distinción entre las personas.

Hace 3 años de la noche a la mañana mi nieta se puso enferma, se le torció un ojito, lo que hizo que mi hija rápidamente la llevase al médico, no le dieron importancia y le diagnosticaron estrabismo, lo cual no nos pareció normal, acudimos a una clínica privada especialistas en la vista, cual fue nuestra sorpresa que nos mandaron con urgencia a hacer una resonancia y al neurólogo, ahí la vida se nos hundió, al día siguiente la ingresamos y en unos días nos dieron los resultados, nuestras vidas se destruyeron pues la niña tenía una enfermedad muy grave, la cual no quiero nombrar.

Estuvo un mes ingresada en el Hospital de León, pero aquí ya no podían hacer nada, teníamos que ir a Sevilla a operarla, fue aquí donde vimos verdaderamente la unión del pueblo gitano y payo, nos ayudaron económicamente en el colegio de la niña todos aportaron, los maestros, los padres, los niños haciendo una recogida de dinero, nuestros amigos payos poniendo huchas y subiéndoselas al hospital a mi hija, y el pueblo gitano se unieron todas las iglesias e hicieron ofrendas pasaron #el guante en el mercado y gracias a la unión conseguimos el dinero para desplazarnos a Sevilla casi un mes y medio, y lo más importante todo el mundo pidiendo a Dios en oración por ella tanto payos como gitanos.

Que quiero decir donde dos o tres se congregan en mi nombre yo estoy ahí, mi Dios el hizo el milagro la operación duró 12 horas, con eso lo digo todo.

Cuando acabó todo, de vuelta a León, ahora tocaba la segunda parte, en tres meses nos teníamos que ir a Italia para que la niña recibiese un tratamiento, ya que la máquina no la había en España, teníamos para la ida pero no para la vuelta, de nuevo los gitanos y los payos se unieron aportando el dinero que podían.

Agradecida estoy a Dios y a todas las personas que colaboraron.

Estuvimos en Italia 3 meses y medio con el tratamiento, conocimos a mucha gente que nos ayudó en todo, sin ni siquiera hablar su idioma, nos enseñaron a defendernos en Italiano y lo principal, nos apoyaron con su amor, ¡que Dios los bendiga a todos!

Hoy en día mi niña está bien, porque Dios hizo el milagro, y porque tuvimos el apoyo de tantas personas buenas, lo que quiero decir con mi vivencia, es que la unión hace la fuerza payos y gitanos ahí no había distinción, y así debería de ser SIEMPRE.

Y MI MADRE SIEMPRE CON NOSOTROS. LAS MUJERES SOMOS LO MÁS GRANDE.

1 pensamiento sobre “Unión ante una enfermedad”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *