Relato de una etapa de mi vida

Por María Antonia GarcÍa Dual

Me llamo Toñi, tengo 51 años, y quiero contar una etapa de mi vida, que fue muy emotiva. Recuerdo con cariño, cuando tenía aproximadamente 10 o 12 años, que nos juntábamos varias familias, nos reuníamos todos en el río, íbamos pronto para coger los mejores sitios de sombra, bajo la arboleda, solíamos llevar mesas, sillas, hamacas que las atábamos de un árbol a otro, y muchos utensilios de cocina, y alimentos de toda clase.

Sobre las 11 de la mañana, ya las mujeres preparaban la comida, encendían el fuego y cocinaban, mientras los hombres se iban a pescar peces y cangrejos, algunas mujeres preparaban cangrejos con arroz, y otras lo hacían en salsa de tomate, que por cierto…nunca supe esa receta tan rica, que te chupabas los dedos comiendo cangrejos.

plato de cangrejos con tomate

Me acuerdo que los niños estaban deseosos de que llegase la hora de comer para untar pan en esa salsa tan rica, que nos sabía a gloria, nuestras madres llevaban mucho pan, por ese motivo.

También llevaban tortillas de patata, ensaladas, embutidos, melones, sandías, etc.

Compartíamos las comidas entre las familias; Hay una cosa que me llama mucho la atención, que  aquellos tiempos fuesen tan diferentes a los de ahora, en aquel entonces la gente era más humilde, más generosa, más familiar y respetuosa que ahora. Lo pasábamos muy bien, tanto los mayores como los pequeños, los niños estaban todo el tiempo comiendo y bañándose.

Al atardecer hacían la hoguera para asar la carne y cenar, las mujeres preparaban el café y los hombres charlaban, contaban sus anécdotas e historias que habían sucedido, a los niños les encantaba escuchar las historias que contaban los mayores.

También cantábamos y bailábamos alrededor de la hoguera en buena armonía, y contemplábamos las estrellas ¡cuantísimas se veían antes!

Estas cosas jamás se podrán olvidar ahora en teoría la gente no las solemos hacer…porque hoy en día andamos más estresados y cada uno está a lo suyo, son otros tiempos más modernos e individualistas.

Con esto quiero decir, que deberíamos aprovechar más el tiempo para recuperar éstos momentos y hacer éstas cosas con la familia, amigos y la buena gente.

Es necesario el cambio y bueno avanzar, pero también lo es, no perder las tradiciones y costumbres, todo es posible, SOLO HAY QUE QUERER Y ESFORZARSE POR ELLO.

Aquí me despido y os dejo mi reflexión y un poquito de mi vida.

Toñi.

1 pensamiento sobre “Relato de una etapa de mi vida”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *